9 de mayo de 2015

Siete errores que en el futuro no deberían repetirse


Por Israel Romero Alamo


A raíz de una investigación que no viene al caso, he estado analizando momentos en la arquitectura peruana que la han llevado a su estado actual. Por ello, desde mi posición expectante y optimista, tengo a bien hacer algunas recomendaciones para que la recién creada Unión de Estudiantes de Arquitectura de Lima no repita errores cometidos en el pasado por agrupaciones similares y por arquitectos que en algún momento de sus vidas quisieron también cambiar la realidad.

1. Los enfrentamientos entre facultades
Al principio el motor y motivo suele ser uno, pero pasan los meses o años y las diferencias aparecen. Diferencias básicamente 'políticas' (entre otras cosas) fueron lo que generó la desaparición de una institución de tres décadas como la Coordinadora Nacional de Estudiantes de Arquitectura (COORNADEA). Entre el 2010 y el 2011, el retiro voluntario de las facultades de arquitectura de la  UNI y de la URP, por incompatibilidad de fines con otras facultades, desestabilizó a la COORNADEA y como consecuencia generó la desaparición de los históricos CONEAs (Congreso Nacional de Estudiantes de Arquitectura). Es importante tener los objetivos claros y una organización y representación democráticamente equilibrada para alcanzar sostenibilidad en el tiempo.

2. El ‘ego colosal’
La principal piedra en el zapato que tenemos todos los arquitectos y que nos lleva a creer que por sobre todas las cosas tenemos la razón... o que por sí solos podemos cambiar la realidad. Las ganas de trascender o de hacer historia no deberían ser el objetivo. Ello debería ser un producto natural, si es que se da. Tener esto como fin (implícito o explícito) desvirtúa el camino y lo desvía a fines personales o grupales de protagonismo y de poder, sea en estudiantes o en profesionales. La idea real de equipo -o de Unión, precisamente- debería ser la diferencia con las agrupaciones que fracasaron.

3. La trascendencia de los problemas personales
Es un producto de lo anterior y el principal motivo por el que la crítica de arquitectura no se ha institucionalizado en el Perú. Las diferencias personales, que inevitablemente siempre van a existir, deberían ser aplacadas por el fin común, la conversación y el debate. Sería triste que en el futuro grandes arquitectos, proyectistas, pensadores, teóricos y/o críticos, luego de participar de fines comunes, jale cada quien por su lado (opuesto) con enemistades casi irreconciliables, como existen hasta el día de hoy.

4. El no regresar a la arquitectura
No hay que olvidar que somos arquitectos y que eso es lo que debemos retribuirle a la ciudad. Para eso nos formamos. Esa fue una de las cosas inconclusas de la Agrupación Espacio, que se conformó luego como partido político (el Social Progresismo) y nunca tuvo un retorno operativo claro en la arquitectura. Es necesario, porque si la arquitectura no la hacen arquitectos con un alto grado de reflexión, cualquier arquitecto-mecánico la hará. Y regresaremos a lo mismo.

5. El centralismo
Hay que dejar de ver a partes de Lima como una periferia aunque los libros digan lo contrario. Existen facultades de arquitectura en Villa El Salvador, San Juan de Lurigancho y Los Olivos, por ejemplo; quienes fácilmente componen una tercera parte de los estudiantes de arquitectura de Lima. Su contexto es, precisamente, parte importante de esa población que ‘desconoce’ qué es bueno para una ciudad y a la que hay que llegar sin caer en el automatismo de la inclusión fácil. Aunque no se da por ahora, siempre es un peligro latente.

6. El centralismo mayor
Esto es vital para acabar con problemas históricos nacionales que invaden también a la arquitectura; lo que muy poco se ha hecho o lo que se ha hecho por cumplir. Creo que una organización como la UDEAL ya está motivando (al menos en el pensamiento) a otras regiones del país para conformar grandes bloques en el norte (donde ya existe MAREA), el centro, el sur y oriente. Los fines son en definitiva intercambiar, aprender y enriquecer. Quizás, después de esto, se pueda revivir los CONEAs y con ello los debates y una presencia nacional real.

7. El volverse viejo
Que por primera vez en la historia no sea sólo una cosa de jóvenes que desaparece pasados los años. Si bien actos como estos se dan en el auge de la juventud, sería importante que cuando pasen los años se mantenga el espíritu crítico a pesar de los fines particulares que cada quien pueda tener. Esto, para motivar a los futuros estudiantes recordando lo que en el pasado se hizo, ciertamente como muchos arquitectos hoy hacen recordando que de jóvenes también lo hicieron. Como una cadena a largo plazo que va involucrando poco a poco a “los arquitectos”, para que de acá a unas décadas el espíritu crítico no sea algo abandonado o ‘cosa de jóvenes’. Para que llegue el momento en el que el cambio también lo hagan los arquitectos, arquitectos que seguro serán quienes hoy son estudiantes.

Logo UDEAL. fuente: Facebook

5 comentarios:

Sergio Rojas dijo...

Hay un punto que tal vez se desconozca por el momento. La COORNADEA murió por peleas políticas pero hace 2 años nació OPEA (Organización Peruana de Estudiantes de Arquitectura) y nació con los objetivos mas ACADÉMICOS que POLÍTICA. esto porque se aprende de los errores pasados como los que le sucedió a COORNADEA, ahora estamos creciendo mas organizado y hay varios puntos que la COORNADEA dejo y OPEA lo esta mejorando.

Mientras que estamos en ese proceso igual seguimos creciendo y los departamentos que conformamos son PIURA, LIMA,TACNA, AREQUIPA, PUNO Y HUANUCO .

Nosotros antes de que naciera la UDEAL íbamos hacer un pronunciamiento contra la Gestión de Castañeda pero la mayoría voto que no, aunque muchos ( Los de LIMA sobre todo) querían hacerlo pero se tomo la decisión que no porque justamente lo que le sucedió a COORNADEA, igual nosotros apoyamos a la UDEAL por la iniciativa y por todo lo que están haciendo.

Pero en fin, quería que supiera que ya hay una Organización que por el momento no quiere meterse en lo político hasta que maduremos como grupo, que ya hay una agrupación Nacional, y que estamos creciendo poco a poco y con el ELEA va hacer nuestro evento mas representativo.

Luis Enrique Portilla Córdova dijo...

Así es. Actualmente se esta trabajando a través de OPEA, en la búsqueda de la integración de los estudiantes de arquitectura a nivel nacional. Con la responsabilidad importante de corregir errores que nos dejaron antiguas organizaciones estudiantiles.
OPEA con ya mas de un año de creación tiene una finalidad académica, porque desde ahi parte la solución al problema real de la sociedad actual. Debemos formar no solo dentro sino fuera del aula a cada estudiante de arquitectura y no solo de arquitectura sino a todos los universitarios.
El único gran cambio en la realidad nacional se dará mediante la educación y el contraste de ideas a nivel local, nacional e internacional.
Generar un pensamiento critico y de acción, con perspectiva global de cada aspecto que sucede en nuestras ciudades.
OPEA, esta creciendo cada día mas pero debe crecer de la manera mas adecuada, es por esto que se decidio a no hacer un pronunciamiento aun sobre la situación.
Necesitamos unir ideas de manera correcta estamos trabajando en esto día a día.
Primer paso el ELEA y de ahi seguiremos avanzando.

Atte.
Luis E. Portilla
Coordinador Latinoamericano de Estudiantes de Arquitectura.

Jackeline Gonzales Hilares dijo...

Ese es el problema pienso yo de OPEA, somos arquitectos, somos parte de la ciudad y mientras vemos que la gestión municipal ejerce autoridad a su placer... ¿Es posible mantenerse fuera de la actividad política?
Revisen el concepto de política, no politequería; política, asuntos de la ciudad, asuntos del ciudadano.

Joaquin Q. dijo...

Me quedo con la reflexión de la trascendencia en el tiempo. Yo asistí a los antiguos CONEAs, y la verdad no sabia que habían desaparecido en cuanto a su organización. Es cierto que a medida que crecemos y tomamos otras responsabilidades olvidamos nuestro verdadero interés que es la arquitectura y nuestro servicio a ofrecer lo mejor de nosotros a la ciudad y a la sociedad. Mea culpa ante todo.

Ceci V dijo...

OPEA no tiene ningún problema... yo creo que cada grupo, asociación, colectivo u organización puede tener un rol y una función dentro de la sociedad de acuerdo a su tiempo y espacio. A OPEA yo lo veo más como una organización de estudiantes de arquitectura sin índole político que se encarga de fomentar la integración de todos los estudiantes de Arquitectura en el Perú sin distinción de raza, sexo, religión y/o tendencia política. OPEA es una organización inclusiva, que abraza, integra, reúne, no confronta. Ahora, me parece GENIAL la postura de UDEAL, un colectivo aguerrido, que no pierde ese espíritu crítico que los arquitectos perdemos con los años, que se manifiesta, se pronuncia, da la cara... yo creo que UDEAL y OPEA están cumpliendo con dos funciones muy importantes en la sociedad que quizás generaciones anteriores no supimos concretar. Felicitaciones a ambas organizaciones !

Saludos.


Cecilia Vásquez Durand
Arquitecta
Ex Coordinadora Latinoamericana de Estudiantes de Arquitectura
CLEA Perú 2002 - 2004